¿Para qué sirve el metamizol?

A propósito de la nota emitida recientemente por la Agencia Española del Medicamento y Producto Sanitario (AEMPS) en la que se advierte de las reacciones adversas graves de la toma de metamizol, vamos a explicar este medicamento.

¿Qué es el medicamento Metamizol?

El metamizol (dipirona) es un fármaco que pertenece a la familia de los antiinflamatorios no esteroideos -entre los que se encuentran también el ibuprofeno y el naproxeno, entre otros-, aunque su principal acción terapéutica derive más de su capacidad análgésica que antiinflamatoria. Es un analgésico con una gran trayectoria en el mercado, lleva años comercializado en España, y sus usos más comunes son para calmar el dolor agudo y para bajar la fiebre. Normalmente se prescribe para adultos, y muy pocas veces lo veremos indicado para niños menores de 15 años. Las dosis habituales en adultos son una cápsula de 500mg de tres a cuatro veces al día.

Las presentaciones comerciales que contienen metamizol son: Nolotil, Algi-Mabo, Buscapina Compositum y las presentaciones genéricas.

Reacciones adversas

Entre sus posibles reacciones adversas, la aparición de agranulocitosis o de neutropenia es conocida y, aunque de frecuencia muy baja, es una reacción grave que puede llegar a producir la muerte del paciente.

La neutropenia o agranulocitosis es la disminución aguda o crónica del nivel de los granulocitos en sangre. Los granulocitos tienen otro nombre: leucocitos, pero se conocen comúnmente como glóbulos blancos. ¿Porqué es tan grave que el nivel de glóbulos blancos disminuya? Porque estas células son las encargadas de proporcionarnos inmunidad, de luchar frente a los virus, bacterias y microorganismos varios que pretenden infectarnos. Si tenemos pocos glóbulos blancos, seremos más propensos a tener infecciones, que pueden ser muy graves.

Esta reacción adversa al metamizol suele tener siempre el mismo patrón: aparece en los 7 días inmediatos a la toma del fármaco y en las dosis correctas, lo cual indica una reacción de tipo inmunoalérgico y no un efecto por sobredosis.

Identificar la aparición aguda de agranulocitosis es complicado y por eso suele sorprender cuando en la farmacia advertimos de esta reacción adversa tan grave. Los síntomas que se pueden presentar son: fiebre mayor de 38ºC, escalofríos y malestar, debilidad y fatiga, úlceras en labios y encías, tos, falta de aire. Son síntomas que se pueden confundir con una gripe o incluso un resfriado. Podemos incluso pensar que “tengo las defensas bajas” y no podríamos estar más en lo cierto.

El uso de metamizol en España (…) se ha duplicado en los últimos 10 años, siendo el aumento más acusado en los 5 últimos (a modo de ejemplo en 2013 y 2017 se dispensaron en este ámbito 14,6 y 22,8 millones de envases de cápsulas respectivamente).

Aunque se ha discutido desde hace años sobre una mayor susceptibilidad para la agranulocitosis en la población del norte de Europa y se han estudiado ciertos factores genéticos, con la información disponible no se puede ni descartar ni confirmar un mayor riesgo en poblaciones con características étnicas específicas.

Conclusiones

Una vez más las autoridades sanitarias nos “dan el toque” y nos recuerdan, tanto a profesionales sanitarios como a pacientes, que los medicamentos son fármacos, es decir tratan, alivian y previenen pero también tienen efectos secundarios -a menudo muy importantes- que se nos suelen “olvidar” o simplemente los desconocemos.

Por eso, somos defensores de una atención farmacéutica impecable, eficaz e instructiva. Porque en la farmacia, somos profesionales del medicamento.

Entradas creadas 9

Entradas relacionadas

Comienza escribiendo tu búsqueda y pulsa enter para buscar. Presiona ESC para cancelar.

A %d blogueros les gusta esto: